Skip to Main Content

Testimonio de John McAvoy, presidente y director general de Consolidated Edison, Inc.

Audiencia pública conjunta del Senado y de la Asamblea del Estado de Nueva York

Ver la presentación

Introducción

Buenos días presidentes y todos los honorables miembros de la Legislatura del estado de Nueva York. Mi nombre es John McAvoy y soy el presidente y director general de Con Edison.

Hoy me acompañan mis colegas Tim Cawley, presidente de Con Edison Co. de Nueva York y Robert Sánchez, director ejecutivo de Orange & Rockland Utilities.

Nos presentamos ante ustedes hoy para describir y analizar los preparativos y la respuesta de Con Edison ante la tormenta tropical Isaías, una tormenta trascendentalmente destructiva que azotó el área el 4 de agosto, y cuyo impacto se sintió desde las Carolinas hasta Vermont. Como explicaré, estábamos preparados para la tormenta prevista y, como el impacto de la tormenta superó ampliamente los pronósticos, respondimos con fuerza en nuestros esfuerzos para restaurar el servicio.

Quiero empezar reconociendo que todos nosotros en Con Edison y Orange & Rockland somos muy conscientes de lo perturbador que es estar sin energía durante unas pocas horas, y mucho más durante varios días. El propósito de nuestra existencia como empresa es proporcionar energía a nuestros clientes de forma segura, fiable y sostenible y, cuando ocurren eventos como este, vemos de primera mano las dificultades que sufren nuestros clientes, especialmente ahora, ya que es posible que la gente esté trabajando desde casa, tomando clases en línea y enfrentándose a dificultades laborales y financieras.

Próximos pasos: mejora continua

Ahora que el evento terminó, habrá una serie de revisiones tanto internas como externas, que comienzan con la audiencia de hoy. Nuestra revisión interna ya está en marcha y comenzamos a trabajar en las presentaciones correspondientes ante la Comisión de Servicios Públicos.

Estas revisiones están diseñadas para autoevaluarse y recibir comentarios que nos ayuden a cumplir mejor las expectativas de nuestros clientes en futuros eventos.

Pero antes de entrar en los detalles del impacto de la tormenta y en nuestra respuesta, me gustaría analizar primero algunos de los comentarios que ya hemos recibido de nuestros clientes, de socios municipales, de la Comisión y de algunos de ustedes aquí presentes.

Sabemos que debemos hacer un mejor trabajo comunicándonos con los clientes, con los municipios y con los funcionarios electos. Aunque nuestras comunicaciones mejoraron desde Riley y Quinn en 2018, el mapa de cortes de energía, que siguió siendo plenamente operativo a pesar de que el volumen de usuarios se cuadruplicó, seguía mostrando información confusa para algunos clientes, los clientes seguían recibiendo algunos mensajes de restauración erróneos, había malas comunicaciones con los recursos de restauración municipales y las ubicaciones de las cuadrillas no eran lo suficientemente transparentes.

Aunque nuestro programa de coordinación municipal mejoró significativamente desde Riley y Quinn, tenemos que hacer un mejor trabajo para potenciar esas coordinaciones y las propias municipalidades con más información. Y la coordinación general con los recursos municipales, con los socios encargados de la tala de árboles y con otros servicios públicos también debe mejorar.

Hicimos varios ajustes a nuestro sistema de ayuda mutua para esta tormenta que resultaron en más cuadrillas en tierra listas para trabajar tan pronto como pasó la tormenta. Pero esta es un área difícil que merece más atención.

También se nos informó que algunos de los trabajadores de ayuda mutua no trabajaban a tiempo completo o lo hacían de manera ineficiente por no estar familiarizados con la zona.

Todas estas cuestiones merecen un diagnóstico y una solución bien pensada. Con Edison y Orange & Rockland tienen una cultura profundamente incubada de mejora continua, y estamos comprometidos a abordar estos temas.

Preparación previa a la tormenta

En Con Edison nos preparamos para todo tipo de eventos climáticos durante todo el año.

Nuestros meteorólogos internos rastrean constantemente las tendencias del clima y realizan modelos de los posibles impactos en nuestro sistema. Y toda nuestra mano de obra tiene tareas de emergencia asignadas, que regularmente se someten a simulacro, para asegurar que todos estén totalmente preparados para las tormentas y para otras emergencias.

Invertimos más de $1000 millones anuales, por ejemplo, con el fortalecimiento de medidas ante la tormenta, en nuestro sistema eléctrico y, después de Riley y Quinn, comenzamos a invertir $25 millones anuales para fortificar el sistema de suministro eléctrico aéreo de Westchester con postes para servicios públicos y cables más fuertes, con más interruptores inteligentes en las líneas aéreas para limitar los cortes de energía y con más cables de separación para reducir el impacto de una tormenta en el sistema. Estimamos que estos esfuerzos dieron como resultado un 20% menos de cortes de electricidad durante la tormenta Isaías de lo que hubiéramos esperado de otra manera.

Durante las tormentas de viento fuerte, como la de Isaías, gran parte del daño a nuestro sistema es a causa de árboles caídos, por eso removemos rutinariamente árboles peligrosos en todo Westchester y en el territorio de servicio de O&R. Con Edison gasta aproximadamente $12 millones anuales en un completo programa de poda de árboles. Después de Riley y Quinn, también establecimos un programa piloto en Cortlandt que busca y elimina los árboles peligrosos de la propiedad privada.

Y estamos a más de la mitad de la instalación de contadores inteligentes en los territorios de servicio de Con Edison y de O&R. Una vez que este proyecto finalice, los contadores inteligentes permitirán mejorar la precisión y la puntualidad de la información y de la restauración de cortes de energía.

Comprendemos la importancia de la comunicación efectiva durante un corte, por lo que también actualizamos nuestros sistemas de tecnología de la información para mejorar la precisión y la puntualidad de la información de restauraciones para los clientes que se quedan sin energía durante las tormentas.

Además de todos estos preparativos de resistencia antiexplosión en todo el sistema, también hacemos los preparativos necesarios para eventos climáticos específicos, como Isaías.

A medida que se hicieron más claros los pronósticos que indicaban que Isaías llegaría a nuestra región, tomamos muchas medidas para prepararnos, que incluyeron el inicio de los preparativos internos de la tormenta, la solicitud de ayuda mutua y la retención de cuadrillas adicionales de contratistas para estar en el terreno, listos para responder tan pronto como la tormenta pasara.

Por último, antes de la tormenta, también realizamos llamadas a funcionarios municipales y electos en Westchester, del Bronx, de Queens, Brooklyn, Staten Island y O&R para establecer líneas de comunicación, avisarles de los efectos previstos de la tormenta, detallar nuestros preparativos y dar la oportunidad de hacer preguntas y comentarios.

Evento meteorológico

Vigilamos la tormenta Isaías mientras se formaba y se dirigía hacia nuestra área en la costa este.

El lunes 3 de agosto, según la información del Centro Nacional de Huracanes, esperábamos que Isaías pasara al oeste del área de la ciudad de Nueva York, trayendo vientos sostenidos de 40 a 45 millas por hora y ráfagas de 45 a 60 millas por hora para la ciudad de Nueva York y el sur de Westchester. Para O&R y el norte de Westchester, esperábamos vientos sostenidos de 15 a 30 millas por hora con ráfagas de 30 a 45 millas por hora.

Temprano el martes 4 de agosto, el trayecto previsto era más o menos el mismo, con vientos ligeramente más fuertes.

Por supuesto, a pesar de todos estos preparativos, el clima es impredecible, e Isaías lo demostró de manera dramática. Apenas cuatro horas antes de que la tormenta golpeara la región de la ciudad de Nueva York, de repente y sin previo aviso, se dirigió a 30 millas al oeste hacia Pensilvania. Ninguno de los modelos meteorológicos predijo este cambio en la trayectoria de la tormenta.

Este cambio causó que las ráfagas de viento más fuertes de la tormenta, de 60 a 70 millas por hora, golpearan el área de la ciudad de Nueva York y que las ráfagas de viento de entre 50 y 60 millas por hora golpearan los condados de Westchester, Orange y Rockland.

Lo que pasó: daños posteriores a la tormenta

Estos vientos extremadamente fuertes causaron una destrucción generalizada.

En total, casi 330,000 clientes de Con Edison y casi 190,000 clientes de Orange & Rockland se quedaron sin suministro eléctrico.

En toda la historia de Con Edison, solo la supertormenta Sandy causó más cortes de energía.

El daño causado por Isaías a nuestro sistema fue amplio. Se derrumbaron árboles enteros sobre nuestros postes, cables y otras infraestructuras básicas. Este daño fue tan grave que tuvimos que reconstruir completamente secciones de nuestro sistema en lugar de solo repararlas.

Isaías derribó miles de árboles en toda la ciudad de Nueva York, en Westchester y en nuestros territorios de servicio de Orange y Rockland. La tormenta dañó 815 postes en ambos territorios de servicio y bloqueó más de 600 carreteras solo en Westchester. De hecho, durante y después de la tormenta tropical Isaías, Queens presentó el doble de solicitudes de eliminación de árboles de los que maneja el Departamento de Parques de la ciudad de Nueva York en ese distrito en un año promedio.

Orange y Rockland también sufrieron daños estructurales generalizados en su sistema de transmisión, con reparaciones que requirieron la eliminación de árboles a gran escala y reconstrucciones de torres y cables.

Isaías también causó un increíble daño a las zonas circundantes. Aproximadamente 3 millones de clientes se vieron afectados desde las Carolinas hasta Nueva Inglaterra, el 45 por ciento de los clientes del servicio de electricidad de Connecticut y el 36 por ciento del de Nueva Jersey sufrieron cortes de energía.

La cantidad de daños a los árboles en toda la región fue verdaderamente excepcional, incluso más allá de lo que normalmente se esperaría de una tormenta de esta magnitud. Por eso también estamos examinando qué otros factores meteorológicos pueden haber contribuido a la increíble cantidad de árboles que cayeron.

Comienza el esfuerzo de reconstrucción y de restauración del servicio

Esta tormenta fue poderosa pero se movió rápidamente por nuestra región. Tan pronto como fue seguro hacerlo después de la tormenta, los empleados de sistemas aéreos de Con Edison y los de ayuda mutua comenzaron a trabajar y finalizaron 4563 trabajos individuales para restaurar la energía a cada cliente.

Fue en este punto donde comenzamos la ardua tarea de realizar evaluaciones de daños y de limpiar las carreteras de árboles, cables y otros escombros.

Si bien los daños fueron extensos, el ritmo de restauración de esta tormenta fue significativamente más rápido que el de las grandes tormentas anteriores.

El 60% de los clientes recuperaron el servicio al final del segundo día de restauración; el 75%, al final del tercer día; y el 90%, al final del quinto día.

Reconstrucción y restauración: ayuda mutua

Una de las razones por las que pudimos avanzar tan rápidamente fue la presencia de cuadrillas de ayuda mutua y contratistas que habíamos asegurado antes e inmediatamente después de la tormenta.

La ayuda mutua es una operación enorme en la que se alimenta y se alberga a cada persona que viene a ayudar, pero es una para la que estábamos preparados.

Durante eventos climáticos regionales como este, puede ser un reto conseguir la cantidad total de cuadrillas de ayuda mutua que necesitamos antes de la tormenta porque todos los demás servicios públicos cercanos se enfrentan a la misma amenaza y no pueden liberar a sus equipos hasta que esté claro cuánto daño tienen.

Empezamos a solicitar y asegurar cuadrillas adicionales cuatro días antes de que Isaías atacara. Después de que la tormenta pasó y de que la extensión de los daños se hizo evidente, ampliamos nuestra búsqueda y comenzamos a traer cuadrillas de todo el país.

Gracias a estos esfuerzos, tuvimos un total de 1072 trabajadores en el sitio el día de la tormenta el 4 de agosto. A medida que el evento avanzaba, continuamos añadiendo recursos a la respuesta. En general, durante este esfuerzo de restauración aplicamos 1.6 veces más recursos aéreos de los que aplicamos durante el mismo período a la supertormenta Sandy.

Comienza el esfuerzo de reconstrucción y restauración del servicio: uso de nuevas tecnologías

También empleamos varias tecnologías nuevas durante esta respuesta a la tormenta que ayudaron a nuestros esfuerzos de restauración.

Por ejemplo, aprovechamos la información de unos 2.6 millones de contadores inteligentes para comprender mejor el alcance de los cortes de energía y evitar que se envíen cuadrillas de restauración a zonas que tenían energía. Con el tiempo podremos usar contadores inteligentes para poder validar directamente también las restauraciones.

Nuestras cuadrillas también utilizaron una aplicación móvil de evaluación de daños que reduce significativamente el tiempo que tardan los evaluadores en transferir la información al ingeniero y a los coordinadores que programan las cuadrillas.

Y utilizamos una variedad de plataformas para comunicarnos directamente con los clientes antes y después de la tormenta, como 4.1 millones de correos electrónicos y más de 1.7 millones de mensajes de texto y de llamadas automatizadas. En los medios sociales, hicimos 148 publicaciones y respondimos a casi 5500 consultas de clientes.

Esfuerzo de reconstrucción y restauración del servicio: mejora continua

Gracias a que Con Edison siempre se esfuerza por hacer su mejor trabajo, después de cada evento, volvemos y hacemos un análisis minucioso de lo que funcionó, de lo que no funcionó y de lo que necesitamos mejorar para la próxima vez.

Muchas de las medidas correctivas que implementamos después de Riley y Quinn en 2018 fueron útiles para esta respuesta a la tormenta.

Por ejemplo, trabajamos para mejorar nuestra coordinación con los municipios, colaborando directamente con ellos para priorizar los cierres de carreteras y desplegando coordinación a cada municipio que lo solicitaba.

Empezamos a usar contratos de derecho de preferencia para algunos contratistas de ayuda mutua, lo que nos permitió tener trabajadores adicionales en el lugar antes de que Isaías llegara. Estos contratistas habrían sido enviados a Florida, pero nuestro contrato les exigía que nos consultaran primero, y les ordenamos que se quedaran.

Y, por primera vez, volamos con 100 trabajadores de ayuda mutua y les proporcionamos camiones cuando llegaron para llevarlos al lugar y restaurar la energía más rápido. Las cuadrillas de ayuda mutua normalmente deben conducir sus camiones elevadores y demás equipos a donde se necesiten, lo que lleva tiempo.

¿Adónde vamos desde aquí?

Como mencioné al principio de mis observaciones, Con Edison estaba preparado para la tormenta prevista y, como el impacto de la tormenta superó ampliamente los pronósticos, respondimos con fuerza en nuestros esfuerzos de restauración.

Implementamos las recomendaciones de la Comisión de Servicios Públicos de Riley y Quinn y fortalecimos nuestro sistema a lo largo de los años para hacerlo más inteligente y resistente, pero sabemos que esto no es suficiente.

Nuestros clientes dejaron claro que no tienen paciencia para los cambios incrementales, especialmente cuando están sin energía durante varios días. Y yo, nosotros, todos entendemos su malestar.

Todos dependemos de la electricidad para casi todo lo que hacemos, así que cuando se va la electricidad, nuestras vidas se ven completamente alteradas y no podemos concentrarnos en nada más hasta que vuelve.

En última instancia, somos responsables ante nuestros clientes y, bajo este tipo de condiciones de tormentas extremas, está claro que no estamos cumpliendo las expectativas de nuestros clientes.

También está claro que las tormentas destructivas como éstas se han hecho más fuertes y más frecuentes a medida que las realidades del cambio climático se afianzan.

Como algo aparte sobre el clima, Con Edison fue un partidario de la Ley de Liderazgo Climático y Protección Comunitaria (Climate Leadership and Community Protection Act, CLCPA) y recientemente dimos a conocer nuestro propio compromiso de energía limpia que creemos que nos posicionará para ser líderes en el futuro de la energía limpia en nuestro estado.

La experiencia de Con Edison es en la transmisión y la distribución fiable de electricidad; fuimos de los primeros en hacer esto hace casi 200 años y, hoy en día, somos una de las empresas de electricidad más fiables del país.

Sabemos lo que se necesitaría para poder restaurar el servicio en el 100% de los clientes en un día o dos después de una tormenta como la de Isaías.

Se puede hacer, pero tiene un costo muy alto. Solo se puede hacer si primero hay una conversación franca entre todas las partes interesadas sobre lo que requeriría alcanzar este nivel de resistencia. Es una conversación en la que sus voces (las voces de los responsables políticos y de los líderes comunitarios en todos los niveles) son esenciales.

Espero que podamos empezar esa conversación hoy.

Hay tres formas principales de reducir los cortes de energía importantes y de restaurarlos más rápidamente:

Primero, se podrían remover todos los árboles que están cerca de las líneas de energía, pero sé que ninguno de nosotros quiere hacerlo.

En segundo lugar, podríamos enterrar todo el sistema. Hemos estudiado esto en el pasado y estamos abiertos a seguir analizando la idea, pero todos tenemos que ser honestos acerca de lo que implica el proceso de un sistema bajo tierra.

En estudios anteriores, se demostró que costaría alrededor de $50,000 millones. Esto no incluye lo que los clientes tendrían que pagar directamente, aproximadamente entre $15,000 y $20,000 cada uno, para instalar equipos nuevos en sus casas y negocios para conectar las nuevas líneas subterráneas.

La tercera opción es tener más cuadrillas en espera para ayudar en la restauración de la energía tras una tormenta. Como demostramos con Isaías, estamos abiertos a buscar nuevas formas de aumentar la cantidad de cuadrillas de restauración en el lugar. Sin embargo, el costo de retener los miles de trabajadores adicionales necesarios sería increíblemente alto.

Nuestros clientes dependen de que Con Edison provea un servicio esencial y, como es de comprenderse, esperan que el servicio sea lo más confiable posible. Entendemos esto y trabajamos arduamente cada día para cumplir con esa expectativa.

Pero equilibrar las expectativas con los costos para nuestros clientes también tiene una importancia fundamental.

Como siempre, estamos abiertos a sus ideas, acogemos con agrado sus comentarios y esperamos con interés su colaboración en un diálogo abierto, constructivo y productivo mientras trabajamos juntos en la búsqueda de soluciones eficaces y factibles.

Conclusión

El año 2020 ha sido un año difícil para todos y nuestros empleados no son la excepción. Se presentaron todos los días durante los peores días de la pandemia y todos los días durante este largo y caluroso verano. Trabajan incansablemente para prestar servicio a nuestros clientes de forma segura y para mantener lo que es, normalmente, el sistema eléctrico más fiable del país. Estoy extremadamente orgulloso de ellos y del trabajo que han hecho y que continúan haciendo.

Gracias por la oportunidad de estar con todos ustedes hoy y esperamos sus preguntas.